Tuesday, October 17, 2006

Mapa Conceptual sobre la imagen


Bibliografía:
Flusser, Vilem. Hacia una Filosofìa de la Fotografía. (1990) México, Trillas/Sigma
Pags: 11-15

JURAMENTO YAQUI



Para ti no habrá ya sol
Ebetchi’ibo kaa taataria ayune
Para ti no habrá ya muerte
Ebetchi’ibo kaa kokowame ayune
Para ti no habrá ya dolor
Ebetchi’ibo kaa kososi ewame ayune
Para ti no habrá ya calor
Ebetchi’ibo kaa tataliwame ayune
Ni sed, Ni hambre, Ni lluvia
Ba’a ji’ipewamwe juNi tebauriwamejuNi yuku juNi
Ni aire, Ni enfermedades
Jeka juNi kokoiwame juNi
Ni familia
Wawaira juNi kaitatune
Nada podrá atemorizarte
Kaita majjaiwame kaita et ayune
todo ha concluido para ti
Si’ime inii kaitatune ebetchi’ibo
excepto una cosa
Senu weemw ama ayuk kaa koptanee
el cumplimiento del deber
Em ibaktaka’u tu’isi aet
en el puesto que se te
Yuma’ane makwakau
designe, ahí quedarás
Junama empo ta’awane
por la defensa de tu nación
Jak junii yoemiata beas kikteka am
de tu puesto, de tu
Jin’neusim’nee pueplota at teakame elebenak
raza, de tus costumbres
Ojbokame waa jiak kostumrem
de tu religión
Tekia yaura
¿Juras cumplir con el
Empo ama emo yumaletek
mandato divino?
Lijota nesaupo emo jipune

¡ SÍ ¡
¡ EHUI ¡

ANALOGÍA YAQUI


El siguiente texto es la elaboración a grandes rasgos sobre consideraciones históricas acerca de la etnia yaqui, considerando la analogía del amor que el yoeme tiene hacía la madre tierra, al río sagrado como el padre amoroso que durante siglos estuvo fecundándola para que estos hijos indómitos, hermanos del coyote y del venado, obtuvieran el fruto que nutrió su férrea voluntad en la lucha por defender su autonomía y territorio ante el avance inexorable del yori, de esta manera considero que el grupo indígena que ha llamado más la atención de los historiadores del noroeste de México, han sido los yaquis. Desde 1533 cuando los españoles llegan a su territorio, se realizaron un sin fin de descripciones y relatos sobre los enfrentamientos que tuvieron con ellos, sobre su forma de vida, además de las descripciones en épocas muy posteriores donde se les describía como excelentes trabajadores de haciendas y minas, esto por citar sólo algunos ejemplos.
En base a lo que se ha escrito sobre los yaquis se puede decir que se caracterizan por su relación con los yoris por los siguientes aspectos:
a) La defensa secular de su territorio y sus formas autonómas de gobierno, por lo cual fueron considerados como buenos guerreros.
b) Su capacidad para relacionarse con los españoles y mexicanos, convirtiéndose en buenos y apreciados trabajadores de sus empresas.
c) Su capacidad para negociar con las autoridades dando y obteniendo algo a cambio.
d) Su participación en las pugnas y enfrentamientos que la sociedad sonorense vivió desde la época colonial a la independiente.
Considerando las características anteriores se pueden ubicar dos etapas en la historia yaqui:
1) Una denominada paz relativa que abarca de 1617 a 1825, esta etapa comprende desde el año en que negocian la llegada de los misioneros jesuitas a su territorio, hasta el levantamiento de Juan Banderas. Este enorme período estuvo precedido por el triunfo de los yaquis sobre el ejército del capitán Diego Martínez de Hurdaide en 1609. Esta etapa de paz se interrumpió con el levantamiento de 1740, que desaceleró la llegada cada vez más creciente de colonos blancos en el territorio Yaqui.
2) La otra etapa abarca de 1825 a 1937 se caracterizó por la guerra permanente con los yaquis debido a la ambición de las autoridades mexicanas por ocupar las fértiles tierras del Valle e imponer formas de gobierno establecidas por el Estado Nacional.
Por décadas los yaquis se mantuvieron a la expectativa con las armas en las manos defendiendo su territorio, algunas veces solos, otras con aliados indígenas o simplemente con alguna de las facciones que se disputaban el poder del Estado, sobre todo con Manuel María Gándara en 1838, [1] cuando se da el enfrentamiento por diferencias políticas de centralistas conservadores y federalistas liberales, los primeros representados por Gándara los segundos por el General José Urrea. Sabemos que ambos dirigentes políticos trataron de lograr la alianza con la etnia, mediante ésta, Gándara logra atraer a los yaquis y obtener una total victoria contra los federalistas llegando al poder del Estado y haciendo salir de Sonora al general Urrea rumbo a Durango [2] . posteriormente en 1856 y 1857 vuelven a rebelarse nuevamente al llamado de Gándara y es hasta 1858 cuando el coronel Ignacio Pesqueira logra una tregua y pacifica tanto a yaquis como a mayos, sin embargo en abril de 1859 vuelven a rebelarse junto con los ópatas, pimas y mayos apoyando siempre el movimiento gandarista. [3] A pesar de la derrota de ópatas y pimas, los yaquis junto con los mayos continuaron luchando por muchos años en que los diferentes jefes de las facciones o grupos políticos estatales se disputaban el poder al son de los movimientos que estremecían al país: es decir las pugnas del centralismo contra el federalismo, conservadores contra liberales, imperialistas contra republicanos, todos en la lucha por llegar al poder, siempre trataron, tanto unos como otros de atraer a las etnias a su bando, particularmente a los yaquis, pues consideraban que su participación era valiosa y los mantenían constantemente sobre las armas. [4] Estas rebeliones fueron para el gobierno del Estado preocupaciones constantes considerando las derrotas frecuentes que sufrían las fuerzas militares del Estado ante los ataques de yaquis, mayos, a veces aliados con los pimas o los ópatas y que enfrentaron las mas de las veces tropas muy bien armadas y al mando de grandes militares como el comandante Antonio Campuzano, los generales Ignacio Pesqueira Antonio Rosales y García Morales, llegando a atacar poblaciones importantes como Guaymas, Hhermosillo y Ures. [5] dedurante la lucha de facciones en la Revolución Mexicana.
En la Revolución Mexicana la historiografía se ha enfocado a registrar la guerra impulsada durante el Porfiriato [6]obviamente apoyando los intereses de sonorenses y extranjeros que ambicionaban las tierras del Valle del Yaqui, la Campaña del Yaqui como se denominó, tuvo sus inicios en 1880 y duró hasta 1910 en que cesa por un breve lapso ante el triunfo de la revolución maderista.
La lucha del ejército federal porfirista con la tribu yaqui nos muestra el régimen dictatorial de Porfirio Díaz, una gran cantidad de indígenas de la etnia fueron deportados a Yucatán y Valle Nacional en Oaxaca.
Tal violencia se justificó con la idea que postulaba una lucha de la barbarie contra la civilización, en donde la primera se manifestaba en la terca oposición yaqui a permitir que los colonos yoris pudieran establecerse en lo que consideraban su territorio, en tanto la civilización era representada por dichos colonos, quienes eran los llamados a transformar las fértiles tierras incultas, en emporios de actividad agrícola. [7]
Con la explosión de la Revolución Mexicana de 1910 aminoró la intensidad de la guerra de los yaquis y posibilitó el planteamiento de sus añejas demandas a los nuevos gobernantes, pero en realidad es hasta 1937 con Lázaro Cárdenas como presidente que obtienen el reconocimiento de sus derechos sobre una porción de su territorio considerado por ellos históricamente como propio.
Cabe aclarar que durante la revolución, como antes había sucedido, los yaquis se dividen entre las diferentes facciones que luchan por el poder, algunos como Luis Bule, Francisco Urbalejo y Lino Morales que se habían integrado al ejército federal porfirista, a su caída dieron apoyo a las nuevas autoridades maderistas.
Otros como Ignacio Mori, Luis Matus y Luis Espinoza, a los que se les conocía como broncos, por continuar levantados, apoyaron el movimiento constitucionalista contra Huerta, confiando en las promesas del coronel Fructuoso Méndez, basándose en el consentimiento de los jefes constitucionalistas, que a la victoria tendrían la devolución de todas sus tierras, “que indebidamente les fueron usurpadas” y el retiro del ejército de su territorio.
Spicer por su parte señala la existencia de un tercer grupo denominado conservador encabezado por Sibalaume y Santiamea, que se negaron a participar en la revolución, sin embargo prestaron su apoyo el cual fue contundente y eficaz para las tropas de Álvaro Obregón en el sitio de Guaymas.[8]
Con la derrota del ejército federal de Victoriano Huerta, con la división del bando revolucionario en Convencionistas y Carrancistas, los revolucionarios sonorenses tomaron rumbos diferentes. José María Maytorena que fungía como gobernador del Estado apoyo a Villa, por su lado Obregón y Calles se pasaron del lado de Carranza.
En esta disyuntiva los yaquis que habían permanecido como contingentes del ejército Constitucionalista, dieron su apoyo a Maytorena, hasta la derrota de Villa en Hermosillo, a finales de noviembre de 1915. Con esta derrota los contingentes yaquis optan por seguir unido al ejército carrancista al lado de Álvaro Obregón.

NOTAS:

[1] DABDOUB SICRE, Claudio. Historia del valle del yaqui. 2 ed. Hermosillo, Sonora, México, Gobierno del Estado de Sonora. 1985. p. 111
[2] SALMERÓN, Rubén. “La presencia política de los yaquis en la pugna Gándara – Urrea”. En: Memoria del XIV Ssimposio de Historia y Antropología de Sonora. Hermosillo, Sonora, México, Universidad de Sonora. 1990.
[3] Op. Cit. DABDOUB SICRE, Claudio. p. 111.
[4] Ibid. p. 112.
[5] Ibid. p. 112.
[6] Spicer, Edward. Los Yaquis: Historia de una cultura. México,UNAM. 1994.
PADILLA RAMOS, Raquel. Yucatán fin del sueño yaqui. El tráfico de los yaquis y el otro triunvirato. Hermosillo, Sonora, México. Gobierno del Estado de Sonora. 1995
[7] TRONCOSO, Francisco P. Las guerras con las tribus yaqui y mayo. T.I. Hermosillo, Sonora, México. Gobierno del Estado de Sonora. 1981. Pp. 67-68.
[8] Op. Cit. Spicer. p. 287.

Monday, October 16, 2006

SIN RELIGIÓN PERO CREYENTE


RELIGIÓN
En todas las culturas religiosa del mundo siempre ha existido la intolerancia, en nombre de la fe y de dios se han cometido las peores atrocidades que uno pueda imaginar, en estos tiempos llenos de injusticia y desesperanza para la gran mayoría del género humano, ninguna religión ha respetado las creencias profesadas por otros, no se ha aprendido a escuchar, lo más correcto sería lograr un respeto total y que todas las religiones apoyaran a sus respectivos fieles y cumplieran con su misión como transmisores y afianzadores de la fe que es lo que puede mover el mundo y transformarlo, los dioses en quienes puede creerse, al fin de cuentas vienen siendo lo mismo. Aunque no soy católico, ni budista, ni protestante, ni musulmán, ni nada, creo en un gran poder superior, eso es suficiente para mi.

SOBRE EL CEREBRO


REFLEXIONES SUELTAS SOBRE LA EVOLUCION DEL CEREBRO HUMANO
El origen del nuestro cerebro sé podría remontar en la tendencia creciente de la masa cerebral, creada por la necesidad de satisfacer las necesidades de los individuos.
Los primeros fósiles de un animal con cerebro son de hace unos 500 millones de años. Son de un pez sin mandíbulas perteneciente a los primeros vertebrados y con un patrón en su construcción que va a seguir como modelo a lo largo de toda la evolución, desde los vertebrados inferiores (peces, anfibios, y reptiles), siguiendo por los vertebrados superiores (aves y mamíferos), hasta llegar al hombre. Este modelo se constituye por la medula espinal, por el tronco del encéfalo y la corteza cerebral.
Este cerebro primitivo se ha seguido como modelo a lo largo de toda la escala evolutiva, tanto en la diversidad anatómica de cerebros encontrados como en los cerebros de los peces actuales. La diversidad de cerebros parece deberse a que partiendo de ese patrón básico y fundamental señalado, se han derivado especializaciones del mismo adaptadas a lugares ecológicos diferentes.
Desde hace mucho tiempo se ha distinguido los conceptos de adaptación y adaptabilidad como inversamente proporcionales. Con esto se quiere decir que a mayor adaptación de un animal a su medio ambiente, menor es la capacidad práctica evolutiva que tiene para poder adaptarse a un nuevo ambiente en el supuesto de que el suyo original cambiase.
En pocas palabras, la línea central evolutiva ha partido siempre de cerebros “no especializados”, más indiferenciados y sin desarrollos particulares de ese patrón básico de ese cerebro ya hemos descrito.
A lo largo de la evolución de los mamíferos, desde hace mas de 60 millones de años, el desarrollo del cerebro se considera una primera y verdadera revolución en comparación al proceso conservador que había mantenido este desarrollo hasta entonces, con esta revolución nace la verdadera inteligencia es decir, la capacidad flexible de adoptar por diferentes opciones de respuesta ante un determinado estimulo. Esta revolución se expresa en los primeros mamíferos con una primera y nueva organización del cerebro, de manera que su mayor tamaño ya no se hace de manera lineal como en los primitivos cerebros (vertebrados inferiores), sino que comienza el contacto o superposición de la parte posterior de la corteza con la anterior del cerebelo, y con ello por primera vez desaparece la exposición del tronco del encéfalo, que queda recubierto por estas dos estructuras.
La segunda gran revolución del cerebro es dada por el hombre, este es el proceso más sorprendente, porque el hombre, en tan sólo un espacio de tiempo de 2-3 millones de años, aumentó el peso del cerebro de 500 gramos a 1.400 gramos, este aumento es de casi un kilo de cerebro.
Según los científicos expertos en la materia son de la idea de que el aumento del tamaño y la organización del cerebro en un tiempo tan corto (eso les parece a ellos) es el resultado de una serie de procesos en los cuales han intervenido una gran serie de factores. La evolución del cerebro no puede atribuirse a un solo factor tal como la adquisición de la bipedestación, la utilización y construcción de herramientas, adquisición del lenguaje o nuevos modos de vida social, como la agricultura y la ganadería. Debieron de haber factores clave responsables de ocasionar de manera inicial la carrera por la adquisición de un cerebro grande.
En los homínidos se considera que el comienzo del crecimiento del cerebro comenzó hace unos cinco o seis millones de años en el contexto específico de un determinado medio ambiente. Este lugar ecológico fue el encuentro entre la selva húmeda y la sabana árida y seca. En este medio ambiente en que se daban cambios constantes, sobrevinieron los primeros cambios adaptativos del cerebro en los antepasados del hombre. Si fue así, pudo ser la temperatura ambiental en los lugares mencionados, junto con métodos de caza primitivos, uno de esos factores clave, sin dejar de lado la importancia que se le tiene que dar al dedo pulgar de las manos que es oponible a todos los demás dedos, desarrollándose así la creatividad del hombre.

CÁRDENAS Y LOS YAQUIS


LA TRIBU YAQUI Y EL REPARTO AGRARIO DE LÁZARO CÁRDENAS

A MANERA DE INTRODUCCIÓN
El presente trabajo está enfocado a presentar de una manera breve una reflexión sobre el proceso histórico de la relación entablada entre la etnia Yaqui y el gobierno del General Lázaro Cárdenas en el aspecto tocante al reparto agrario efectuado durante el periodo de 1937 a 1940, con dicho reparto la tribu Yaqui obtuvo parte de su territorio por el cual había luchado durante siglos, ensangrentando las fértiles tierras del preciado valle del Yaqui.
Es una parte de la historia contemporánea del Estado de Sonora, y la forma en como los Yaquis van integrándose a un proyecto político – económico pensado por el Estado Nacional.
La Tribu Yaqui se ha caracterizado por la enconada defensa secular de su territorio y su autonomía, ante la invasión progresiva del Yori a las fértiles tierras del Valle del Yaqui, situadas en los márgenes del río sagrado, el JIAK BATUE, el río Yaqui. Podemos afirmar que el periodo de paz, es decir cuando dejan por un lado las armas, y cesan de remontarse a la Sierra del Bacatete, es a partir de 1928 cuando pactan con Emilio Portes Gil, entrando al periodo de paz, recordemos que en su última etapa bélica en 1926 fueron reprimidos violentamente por Plutarco Elías Calles, quien se encargó de iniciar de nueva cuenta las crueles deportaciones de Yaquis hacia Yucatán y Oaxaca, como lo hizo el General Porfirio Díaz. Ante esta disyuntiva y viendo la tribu que los tiempos cambiaban se dan cuenta de la necesidad urgente de pacificarse y tratar de integrarse a una política económica nacional. Esto lo podemos ver claramente en lo que fue para ellos el reconocimiento a sus viejas peticiones remontadas a un pasado lejano: obtener su autonomía y las tierras invadidas por los Yoris de su territorio. Esto se cumplió en parte durante el periodo de gobierno de Cárdenas, quien implementó una política para satisfacer dichas demandas, obviamente muy justas y muy válidas. Pasemos pues al primer apartado de este trabajo.



















APUNTES SOBRE LA POLÍTICA AGRARIA CARDENISTA

Se puede asegurar que antes de 1935 generales y políticos revolucionarios que gobernaron el país se apropiaron de una ideología capitalista liberal parecida la de los Estados Unidos, su pensamiento era que la empresa privada debía ser el motor principal del crecimiento económico y que el papel del Estado en la regulación de la economía debía tener limites estrictos. 1 Siempre se hablaba de los ideales de justicia social por los que había luchado la mayoría de la población al empezar el siglo, sin embargo pocos fueron los pasos concretos dados en la política económica en favor de esos ideales. Cuando llega la gran depresión dicha posición se vio impugnada, y tuvo que reforzarse argumentos de lideres nacionales partidarios de programas más radicales de cambio económico y social.
La forma en como Cárdenas llega a la presidencia empieza en los primeros meses de 1933, los cuales se caracterizaron por una gran actividad política por parte de los militantes del Partido Nacional Revolucionario, se tenía que elegir de entre los integrantes de esta organización política, al candidato a la presidencia de la República. Los tres más fuertes eran Manuel Pérez Treviño, Carlos Riva Palacio y Lázaro Cárdenas, apoyados por Plutarco Elías Calles.
A principios del mes de mayo se realiza en San Luis Potosí una convención agraria en donde surge la Confederación Campesina Mexicana, 2 mediante esta organización se determinó y postuló la candidatura de Lázaro Cárdenas.
En la convención del Partido Nacional Revolucionario efectuada del 3 al 6 de diciembre de 1933 en Querétaro, en las sesiones plenarias además de promover a Cárdenas como candidato a la presidencia de la República, se puso en discusión el Plan Sexenal de gobierno, y entre los postulados de importancia se dio realce a la cuestión de resolver los problemas de comunicaciones y transportes, de salud pública, de relaciones exteriores, de hacienda y crédito público, así como el laboral, de manera preponderante el educativo, y obviamente el problema agrario.
Del documento emanado del Plan Sexenal que se propuso después del terminó del régimen Cardenista con relación a sus postulados e iniciativas, no fueron más allá de los principios políticos reformistas pequeño – burgueses de la Constitución de 1917, 3 como ejemplo, en materia agraria reiteraba la propiedad privada como garantía de los individuos y estipulaba el estricto apego a la pequeña propiedad.
Con relación a la campaña electoral presidencial, los sectores laborales del campo y la ciudad se dieron cuenta y participaron de una nueva política electoral: Cárdenas inicia sus viajes por todo el país, se enfoca a escuchar, dialogar, discutir y atender peticiones, quejas y protestas del pueblo. Se da cuenta de la problemática que aqueja a la nación y se lanza a afrontarla, aunque siempre dentro de los límites del capitalismo, que normaba las relaciones políticas y productivas del México post – revolucionario, un capitalismo dependiente.
Sin embargo Lázaro Cárdenas busca a las masas y se compenetra a ellas, su gira electoral se enfocó a estudiar las necesidades más urgentes de las comunidades. Con sus viajes constantes se relaciona directamente con el pueblo y plantea la importancia de derechos y obligaciones de los ciudadanos, los cuales ante esto aceptan cooperar con su gobierno.
En las elecciones sus contrincantes políticos Adalberto Tejeda, Antonio I. Villareal y Hernán Laborde en conjunto obtuvieron 33044 votos, los cuales contrastaron con los más de dos millones obtenidos por Cárdenas. 4
De esta manera el primero de diciembre de 1934, Cárdenas asume la presidencia de México ampliamente convencido de transformar las relaciones de producción, sin alterar la estructura de tipo capitalista de la sociedad.
Metiéndonos ya de lleno en la cuestión agraria, podemos decir que fue uno
de los ejes de más importancia durante el régimen Cardenista, desde su campaña
electoral, el General Cárdenas propuso una serie de soluciones tendientes a resolver el problema del agro, además se comprometió a buscar las formas adecuadas para que en los primeros dos años de su gestión, se resolviera la problemática situación que vivía el campo mexicano.
Con el Cardenismo el empuje para la transformación del agro mexicano fue muy intenso, según estadísticas, en 1930 el 13% de las explotaciones agrícolas estaban conformadas por ejidos, cuando termina el régimen Cardenista, esta forma de organización ocupaba el 47% de las mismas. 5
Esta política gubernamental consideraba sumamente importante la creación de cooperativas agrícolas, que se pensaba servirían para impulsar el desarrollo del mercado interno además de independizar al campesino del trabajo mal remunerado en las haciendas, así como el mejoramiento de las condiciones de vida del trabajador agrícola.
Estas iniciativas también tenían otros intereses derivados del Estado mexicano, por un lado impulsaba sistemas de producción muy parecidos al koljós soviético, y por otra parte garantizaba de forma legal la existencia de pequeñas explotaciones inafectables, con extensiones de hasta 150 hectáreas.
Cuando Cárdenas llega a la presidencia, por ejemplo, la concentración de la tierra en manos de particulares alcanzaba en México proporciones más elevadas que en países de América Latina mantenidos bajo dictaduras conservadoras. 6
Las grandes haciendas con sus modelos de producción semi – feudales fueron obligadas a transformarse a cultivadores capitalistas; por otra parte muchos latifundistas ante el avance de la reforma agraria fraccionaron sus propiedades y las vendieron a presta nombres. De esta manera conservaron en la práctica la unidad de producción hacendaria.
La pequeña propiedad inalienable creció demasiado durante el sexenio de Cárdenas, de 610 mil unidades inafectables existentes en 1930, ascendieron a 1 millón 211 mil en 1940. 7
En el reparto agrario Cardenista la dualidad de su gobierno lo llevó a radicalizar la política agraria en algunas regiones del país, lugares en os que incluso el choque con los intereses económicos trasnacionales se tornó violento, la actitud del régimen de Lázaro Cárdenas fue la de brindar apoyo amplio a los sectores campesinos en lucha, sin dejar de lado la conciliación de las clases sociales en pugna. Los principales repartos y confrontaciones por la posesión de la tierra se dieron en: la región de la Laguna, Coahuila; Yucatán; Lombardia y Nueva Italia en Michoacán; el Valle de Mexicali; en Mante, Tamaulipas; Los Mochis, Sinaloa; Soconusco, Chiapas, y el Valle del Yaqui en Sonora. 8
La política agraria del sexenio Cardenista, dotó al gobierno de una base de apoyo social, que mostraría su efectividad militante en los regímenes posteriores, su trascendencia histórica y social forma parte actuante de la realidad del país.

LOS YAQUIS Y EL REPARTO AGRARIO CARDENISTA

En este punto las transformaciones y reformas que se promovieron e implementaron en México después de 1934, con el general Cárdenas en la presidencia, posibilitaron que también en la Tribu Yaqui se realizaran cambios que dieron una nueva orientación; eran parte de una estrategia - económica y política para el desarrollo del país en su conjunto.
Lázaro Cárdenas con su política agraria pretendió impulsar un desarrollo económico interno que haría al país autosuficiente; y a la vez mejoraría el nivel de vida de los campesinos al dotarlos de tierras, de crédito y asesoría técnica. Con todo esto se consolidaría un mercado interno de consumo para favorecer la industria nacional. Se trató también de cumplir con objetivos agrarios de una revolución que fue sostenida por campesinos para evitar nuevas rebeliones.
Es pues, a partir del gobierno Cardenista, para ser más exactos en 1937, cuando los pueblos Yaquis motivados por las reformas agrarias implementadas, solicitan la restitución de tierras del valle para dedicarlas a actividades productivas como la agricultura y la ganadería y envían una carta en la que plantean tal solicitud:
" Al C. Presidente de la República.- Lázaro Cárdenas.- Palacio Nacional.- México, D. F.- Tenemos el alto honor de poner en su superior conocimiento de usted que desde hace muchos años esta Tribu Yaqui ha sufrido mucho. Desde el año de 1533, fecha en que los españoles empezaron la guerra con el Yaqui, y después en el año de 1838, principiaron una guerra tenaz contra esta Tribu Yaqui para traicionarla; es decir para acabar con el Yaqui, no es porque vivían tranquilos, nada más porque hombres blancos ambiciosos que están radicados en el Yaqui esos hombres dan malas noticias al Gobierno, titulan de bandidos al Yaqui siendo ellos mismos los promotores de todo, hasta la fecha siguen con la misma idea que tienen contra esta Tribu Yaqui, segun tenemos conocimiento que en la región del Yaqui todavía existen los porfiristas del gobierno pasado, que tiene expropiado gran extensión de terrenos que pertenecen a esta Tribu Yaqui, por lo que frecuentemente estamos en pleitos con el Gobierno de antaño de Sonora... Los gobernadores de los ocho pueblos asi como todo el pueblo en general rogamos a usted muy respetuosamente a fin de que los terrenos que nos fueron quitados en épocas pasadas por los hombres ambiciosos que nos sean devueltos de manera definitiva para el progreso de la Tribu Yaqui... ya que el gobierno de su digno cargo quieren que viva tranquilamente el Yaqui, solamente de esa manera puede progresar la Tribu Yaqui sin que lo molesten para nada, por lo que esta Tribu Yaqui, los gobernadores de los ocho pueblos asi como pueblos en general, jefes, oficiales y tropa quedan muy agradecidos de usted". 9
Sin embargo la contestación del presidente Cárdenas llega a mediados de septiembre del mismo año y dice lo siguiente:
" Al C. Ignacio Lucero,
Gobernador de la Tribu Yaqui.
Vícam, R. Y. Son. - Mex.
He tenido el gusto de recibir a la Comisión presidida por el C. Capitán Porfirio Buitimea que en representación de los Gobernadores, Jefes, Oficiales y Tropa y Pueblos en general de la Tribu Yaqui,ha venido a traerme un cordial saludo, que mucho les agradezco, esperando poder visitarlos en el próximo viaje que haré al Estado de Sonora.
De manos del propio Buitimea, he recibido la solicitud que hace usted a nombre de toda la población Yaqui, para que les sean devueltos los terrenos que manifiestan han pertenecido a la propia Tribu Yaqui.
El Gobierno que presido desea que impere la justicia en todas las partes y se empeña particularmente en que toda la población indígena del territorio nacional, entre en posesión definitiva de las tierras a que tienen derecho, y se les den las garantías necesarias, que disfruten de paz y que puedan con su propio esfuerzo y con la ayuda del gobierno, mejorar sus condiciones culturales y económicas para bien de toda la familia mexicana.
Con relación a la Tribu Yaqui, el gobierno reconoce que la actitud bélica de ustedes desde la época de la conquista, fue siempre de justa defensa de sus tierras; parte de cuyas tierras han venido pasando a poder de distintas personas por venta o donación que hicieron gobiernos anteriores.
Actualmente nos encontramos que en la zona del Yaqui existe una numerosa población que posee pequeñas fracciones de tierras y otros que no poseyendo nada, esperan que el gobierno aplique la Ley Agraria en las propiedades afectables de la región del Yaqui, como en Cajeme y otros pueblos. Sin embargo, como existen grandes extensiones de tierras que ni las Tribu ni la demás población alcanzan a cultivar, el Gobierno considera que a la Tribu Yaqui debe ponérsele en posesión definitiva de todas las tierras y aguas que les sean suficientes para la población que cuenta hoy radicada en Sonora y también para los contingentes yaquis que por distintas causas se encuentran fuera del Estado. Y al efecto una comisión designada por este Ejecutivo, está por terminar el estudio sobre la extensión que deberá reconocerse a ustedes como de su exclusivo aprovechamiento..." 10
Con esta respuesta el General Cárdenas se comprometía a efectuar y tomar las medidas necesarias para solucionar el problema del deslinde y legalización del territorio Yaqui.
Ya en octubre de 1937 se dicta el acuerdo para solucionar el problema agrario del Yaqui, que en su fracción IX declaraba:
" A la Tribu Yaqui se le reconoce toda la extensión de tierra laborable ubicada sobre la margen derecha del río Yaqui, con el agua necesaria para riegos de la presa en construcción de la angostura, así como toda la sierra conocida por Sierra del Yaqui, a cuyos componentes se les proveerá de los recursos y elementos necesarios para el mejor aprovechamiento de sus tierras. Al efecto el Departamento Agrario procederá inmediatamente a efectuar la planificación de toda la zona mencionada a fin de que el Ejecutivo Federal pueda expedir la titulación definitiva a los núcleos de población de la propia tribu; por su parte la Secretaría de Agricultura y Fomento dotará a los mismos núcleos de población de la tribu con pies de cría de ganado vacuno, caballar y cabrío que se aclimate en la región y que más convenga a la tribu y para el debido aprovechamiento de los pastos comprendidos dentro de la extensión que se les reconoce; la Comisión Nacional de Irrigación ejecutará los trabajos que se requieran dentro de los terrenos de la tribu para el riego de los mismos, así como las obras de saneamiento, caminos y demás construcciones que se estiman indispensables para el desarrollo y progreso de las familias indígenas de la población Yaqui". 11
Con esto ya estaba dado un gran paso para la dotación de tierras de cultivo al Yaqui, de tal manera que posteriormente en septiembre de 1940, esto se legaliza mediante resolución presidencial, con la titulación y precisamiento exacto de los terrenos restituidos a la Tribu Yaqui, conformado esto en los siguientes términos:
" VISTOS el acuerdo presidencial dictado el 27 de octubre de 1937, restituyendo las tierras de riego, de pastos, montes y cerriles reconocidos a la Tribu Yaqui, del Estado de Sonora, y las disposiciones presidenciales del 10 y 12 de junio de 1939, sobre el mismo asunto, se expide la presente resolución en donde se precisan los puntos a que se sujetará el deslinde y amojonamiento de las tierras que se restituyan y que servirá de titulación definitiva en favor de los núcleos de población de la propia tribu, de acuerdo con las disposiciones relativas del artículo27 de la Constitución General de la República y Leyes Reglamentarias sobre materia: ...El deslinde y amojonamiento de las tierras que se restituyan a la Tribu Yaqui, Sonora, se ejecutará siguiendo los linderos que a continuación se precisan: a partir de la punta sur de la isla de Lobos, con rumbo noreste, hasta llegar al vértice suroeste del cuadrilátero de San José; de este punto, con rumbo norte, por el lindero occidental del cuadrilátero mencionado, se pasa al río Yaqui hasta el punto situado en la margen derecha del río; de este punto se continua por toda la margen derecha del propio río, aguas arriba, hasta llegar al punto en que esta margen cruza el lindero sur de los terrenos de Buenavista; de este cruce, siguiendo el lindero sur señalado, hacia el poniente, hasta la esquina suroeste de los referidos terrenos de Buenavista; de este punto, por todo el lindero occidental de los repetidos terrenos de Buenavista, con rumbo noreste, hasta la esquina noroeste de esos mismos terrenos; de este punto, en línea recta, con rumbo noroeste, hasta llegar al lugar denominado sahuaral; de este punto, línea recta, con rumbo noroeste hasta el picacho Moscobampo, de este punto, línea recta con rumbo suroeste, pasando por la estación del ferrocarril Sud - Pacífico llamada las Guasimas, hasta el litoral del Golfo de California, incluyendo la isla de lobos, hasta llegar al punto de partida"...12
Vemos pues, como Cárdenas consciente de la situación prevaleciente en el valle del Yaqui, planteo toda una serie de medidas tendientes a favorecer a los Yaquis, en la nota anterior se asienta la resolución presidencial con la cual se dota a la tribu con aproximadamente 400, 000 hectáreas de terreno, demarcando un territorio que incluía la margen norte o derecha del río Yaqui, el litoral costero que va de Bahía de Lobos a las Guasimas, además el área de agostadero ubicada en la Sierra del Bacatete.
Con relación a los derechos de la tribu sobre el agua, también se estipulaba en la resolución presidencial y se especificaba que podía disponer en cada año agrícola de hasta la mitad del caudal que se almacenara en la presa de la angostura, para poder regar las tierras, se contemplaba que las extracciones deberían corresponder a las necesidades agrícolas de la zona irrigable en la margen derecha del río Yaqui de manera independiente del aprovechamiento de las aguas no controladas de la presa Angostura. Así mismo autorizaba a la tribu a disponer de las aguas que les correspondieran a medida que sus tierras fueran abriéndose al cultivo y lo requirieran. 13

La idea de Cárdenas era integrar a la etnia a los procesos productivos que estaban siendo incentivados en el país, integrarlos a la economía nacional, sobre todo en el ámbito de la agricultura y la ganadería, para esto les dotó además de la tierra y el agua, de los implementos necesarios para trabajar, es decir, maquinaría, semilla e insumos, y con cabezas de ganado para su explotación sobre todo en el área serrana. También cabe mencionar que incluyó en esta política al interior de la tribu una institución bancaria que se encargó de dar los créditos necesarios para iniciar con las actividades productivas, además de instituciones administrativas ubicadas en Estación Vícam que fungían como intermediarios entre Yaquis y el Gobierno para acelerar todo tipo de trámites necesarios en estas relaciones. Sin embargo, al tiempo, todo este aparato lo que dio lugar fue a una burocracia que la fin de cuentas entorpeció las labores gubernamentales en la tribu.















A MANERA DE CONCLUSIÓN
Cárdenas es sin lugar a dudas el principal presidente que en su política tomo muy en cuenta a la etnia Yaqui y trató de incorporarla a su proyecto de nación. La dotación de tierras otorgadas solamente fue la tercera parte de los que les correspondía originalmente, ya que una gran cantidad había sido invadida por colonos yoris y grandes latifundistas a los cuales no se les tocó en sus posesiones, los ejemplos son Ciudad Obregón, Cocorit, Bácum y todos los bloques ubicados en la margen sur o izquierda del río Yaqui, sin embargo la tribu obtuvo parte por lo que luchó, lo cual fue una ganancia invaluable.
Después, en las décadas siguientes fueron gestándose altibajos en la economía Yaqui, y en su relación con el aparato burocrático del Gobierno, el Banco fue orillando a la etnia a irse integrando a una forma de producción en la agricultura y ganadería de tipo tecnificada, la cual fue controlada por esta institución obligando a realizar los cultivos determinados por ellos, controlando también las cooperativas ganaderas que se crearon en la década de los sesenta, al igual que las uniones cooperativas pesqueras de Lobos y Guasimas. Todo esto fue creando que al fin de cuentas se diera el fenómeno del rentismo de tierras a particulares yoris, lo cual se sigue dando en la actualidad, por ejemplo de 25,000 hectáreas productivas aptas para el cultivo. El 90 % está en manos de rentistas que las explotan, entonces lo que hace el yaqui es dedicarse a trabajar como jornalero en sus propias tierras o en otras actividades productivas, como en las maquiladoras de Obregón, Empalme y Guaymas. La gran mayoría de la Tribu Yaqui se encuentra en la miseria.
Podemos resaltar también que en la actualidad al interior de la tribu existe una marcada desunión, desunión alentada por las políticas gubernamentales del Estado con la creación de ciertos organismos, los cuales postulan la reactivación económica - cultural mediante la implementación de proyectos productivos en el marco de la agricultura, la ganadería, la pesca, la silvicultura y la reafirmación cultural de la etnia mediante una educación integral bilingüe, todos estos aspectos se contemplan por el Estado mediante un presupuesto destinado para tales efectos. Sin embargo es patente que dichos recursos no son destinados al cien por ciento en esto.
Para terminar, la idiosincrasia de una etnia y los cambios que puedan gestarse al interior, deben o deberían ser para bien, el Estado debe de respetar su manera de ser, su forma de concebirse como etnia e incentivar su desarrollo económico, social y cultural, sin chocar con sus intereses, posibilitando la convivencia y desarrollo armónico de una nación heterogénea y rica como lo es México.









NOTAS


1 HEWITT DE ALCANTÁRA, Cinthia. La modernización de la agricultura mexicana, 1940 - 1970. 6 ed. Tr. Félix Blanco. México, Ed. Siglo XXI. 1988. p. 18.
2 AVILA CARRILLO, Enrique. El Cardenismo, 1934 – 1940. 2 ed. México, Ed. El Quinto Sol. 1988. p. 15.
3 Ibid. p. 16.

4 Ibid. p. 17.
5 Ibid. p. 35.
6 HERNÁNDEZ CHÁVEZ, Alicia. Historia de la Revolución Mexicana, 1934 – 1940. La mecánica Cardenista. México, Colegio de México. 1981. p. 173.
7 GUTELMAN, Michel. Capitalismo y reforma agraria en México. 9 ed. Tr. Félix Blanco. México, Ed. Era. 1983. p. 109.
8 HERNÁNDEZ CHÁVEZ, Alicia. Historia de la Revolución Mexicana, 1934-1940. La mecanica Cardenista. México, Colegio de México. 1981. Pp. 176-178.
9 Carta enviada al General Cárdenas el 17 de febrero de 1937, por el Gobernador de la Tribu Yaqui, Ignacio Lucero, firmada en Vícam, Río Yaqui, Son. (Tomada de la obra de Alfonso Fabila: Las Tribus Yaquis de Sonora.)
10 Contestación del General Lázaro Cárdenas al gobernador de la Tribu Yaqui, Ignacio Lucero, fechada el 26 de septiembre de 1937. (Tomada de la obra de Alfonso Fabila: Las Tribus Yaquis de Sonora)
11 Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de octubre de 1937.
12 Resolución Presidencial publicada en el Diario Oficial de la Federación el 22 de octubre de 1940.
13 Ibid.






























BIBLIOGRAFÍA

HEWITT DE ALCANTÁRA, Cinthia. La modernización de la agricultura mexicana, 1940 - 1970. 6 ed. Tr. Félix Blanco. México, Ed. Siglo XXI. 1988.

AVILA CARRILLO, Enrique. El Cardenismo, 1934 – 1940. 2 ed. México, Ed. El Quinto Sol. 1988.


HERNÁNDEZ CHÁVEZ, Alicia. Historia de la Revolución Mexicana, 1934 – 1940. La mecánica Cardenista. México, Colegio de México. 1981.

GUTELMAN, Michel. Capitalismo y reforma agraria en México. 9 ed. Tr. Félix Blanco. México, Ed. Era. 1983.

HERNÁNDEZ CHÁVEZ, Alicia. Historia de la Revolución Mexicana, 1934-1940. La mecanica Cardenista. México, Colegio de México. 1981.